14 de January del 2017

Laguna de Manjavacas

En el siglo XIII, Manjavacas era un lugar relevante de la zona. Por causas de salubridad, sus vecinos se fueron trasladando paulatinamente a las localidades próximas, y en su gran mayoría se dirigieron a La Mota.

A finales del siglo XV Manjavacas era un despoblado dependiente de Mota y de la Encomienda de la Torre de Vejezate, en el que no quedaba vecino alguno. No obstante, se mantenía el portazgo que tenía dicha Encomienda y dos ermitas: San Pedro y Santa María la Vieja o también llamada Nuestra Señora de la Antigua, de menor importancia.

En 1498, los visitadores de la Orden de Santiago describen la ermita de San Pedro y recuerdan que “tiene una bula de perdones que se ganó de los cardenales de Roma para los que hicieren limosna para la dicha hermita e por devoción los vecinos e ciertos lugares comarcanos vienen a la dicha hermita a algunas fiestas donde se hacen mandas y limosnas”.
Ambas ermitas seguían en pie en 1537, y sabemos que en la de Nuestra Señora de la Antigua había una imagen de la Virgen, metida en un tabernáculo. En esta fecha se manda a los mayordomos de las dos ermitas que hagan ciertas reparaciones.